QUICK CRITIQUES XXXIV - IMPRESIONES FÍLMICAS

Hace mucho tiempo no compartía mis impresiones sobre largometrajes que atrajeron mi atención. Por ello les traigo una lista variada y que podría ofrecer interesantes visiones sobre la condición humana.

Ojala sean de su agrado y muchas gracias por su preferencia.


Puerta a la eternidad



El Vincent de Julian Schnabel es un ser agobiado por su propia sensibilidad, ademas de sus posibles trastornos, y por un entorno que no lo comprende.

Esta película consigue envolventes pinceladas con textura al plasmar la intimidad de un Van Gogh que tan solo quería compartir sus destellos de paz en medio de su tormenta interior.

Es honesta, introspectiva y franca al transmitir los relieves y demás variaciones del panorama humano entre indagaciones acerca del talento, lo prodigioso, el existir, el porvenir y la trascendencia; todo desde la mirada de un hombre que intentó comunicar aquello que tanto anhelamos comprender del alma, como también la necesidad de creer en lo que nos permita ser.


Cold War


Es una obra que se toma su tiempo, construyendo entre miradas y demás sutilezas, la melancolía de unos seres cuyo amor turbulento es lo único a que aferrarse ante la incertidumbre de sus vidas, dentro de un contexto que poco podía ofrecerles, en ambos bandos.

Al llegar a su final, sientes que en verdad todo encaja, y deja una impresión realmente potente al presenciar el destino de estos individuos que tan solo anhelaban pertenecer a algún lado.


Destroyer


Mas que un thriller, es una tragedia intima sobre un abatido ser que lidia con el peso y las consecuencias de sus errores, decisiones y terribles actos; todo como defensa ante un entorno hostil y cruel, en constante deterioro ético y moral.

Puede realmente estremecer y la conclusión a la que llega Karyn Kusama es mas desoladora de lo que imaginan. Generando quizás en el espectador una compleja reflexión acerca de la importancia de aferrarse a lo que es correcto, y así no caer en la desesperación, a diferencia de su humana protagonista.

Por momentos los matices son intensos, demoledores; es tan cercana que puede lastimar, recordándonos lo esencial de cimentarnos y no dejarnos arrastrar por un dolor que en algún momento debemos confrontar, por muy difícil que pueda ser.

La dirección de Kusama y la interpretación de Nicole Kidman son contundentes y prodigiosas.


La favorita


En su envoltorio satírico y de convencionalismo narrativo, Lanthimos realiza una efectiva disección a las áreas mas descompuestas y crudas del ser. Percibiendo cierto regusto a Kubrick o a Fassbinder.

El retrato de una despiadada humanidad frente a circunstancias de incertidumbre cercanas y concretas, gracias al balance en la dirección de un Yorgos también capaz de comunicar con sutileza ciertos momentos, ideas y emociones conseguidas.

Aunque va a lo seguro, sorprende a veces en algunas escenas, ya sea por como están filmadas o por la interacciones de los personajes. Al menos es fluida, mantiene el interés y transmite lo que quiere decir. 


Alma de héroe


Es una obra deshumanizada, que en lugar de homenajear, degrada y banaliza la perdidas del conflicto armado. Desechando ahondar en este con rigor y generar reflexiones reales sobre el pasado, el presente y el futuro en una actualidad que necesita mirar hacia la reconciliación, sobre todo en los tiempos de la implementación del acuerdo de Paz.

Un producto de propaganda bélica, sin matices, y que glorifica los comportamientos cuestionables de aquellos que toman las armas y sin mostrar los verdaderos conflictos, fisuras, ambigüedades, genuinas virtudes y la determinación de los seres humanos que sobrevivieron, o se sacrificaron, por una guerra que en realidad beneficia a unos pocos con poder.

En su narrativa convencional, previsible y repleta de efectismos -entre actuaciones afectadas e intrusiva diégesis musical-, idealiza la tragedia de la guerra y es incapaz de considerar a todos los perjudicados por encima de los bandos, orientaciones políticas o condiciones sociales.

Es una pieza de pornomiseria moderna de buena factura visual y que maneja bien sus recursos para un entretenimiento efímero, aunque insensible.


Por

Oscar Cabrera












Comentarios

Entradas populares