QUICK CRITIQUES XXX - IMPRESIONES FILMICAS

Llegamos a las treinta entregas de esta seccion, y por ello quiero compartir mis impresiones especiales sobre tres películas que han sido estupendo ejercicios de genero. Lógico teniendo en cuenta que detrás de su realización hay grandes nombres involucrados como Luc Besson, Edgar Wright o Tommy Wirkola.

Ojala sean de su agrado y muchas gracias por acompañarnos estos años.



What Happened to Monday



Tommy Wirkola es un sujeto único al afrontar proyectos singulares y sobretodo hilarantes (Hansel y Gretel o Dead Snow) cuando juega con los géneros que toca. Pero me ha resultado interesante verlo en un acercamiento mas convencional y comprometido al relato distopico, sobre todo ante un tema tan cercano y sobrecogedor como la sobrepoblacion. 

Sin embargo, aparte de lo mencionado, apenas se atreve a acariciar otras salientes o ideas sobre la identidad, los vínculos emocionales o los dilemas intrínsecos de la ética y moral, social e individual. 

Aun así logra componer un efectivo thriller de accion, aunque previsible, que le da a cada personaje y situación el tiempo necesario. Es de merito que se tome la molestia de establecer de forma concreta y solvente el contexto, a parte de trabajar las circunstancias y motivaciones de cada hermana. 

Posee conveniencias que desentonan en breves momentos, pero al final es un escalon mas que efectivo para la evolucion de su director, ademas del despliegue mas que logrado de Naomi Rapace.








Valerian y la ciudad de los mil planetas



Luc Besson es un sujeto de fértil imaginación, solo que a veces no sabe como encaminarla y la autocomplacencia en exceso le juega en contra.

Es responsable de fascinantes ejercicios de genero y experimentos como Leon el profesional o Angel-A; a la vez de bodrios al menos divertidos del calibre de Lucy. Sin mencionar la producción y escritura de piezas de acción tan genéricas como Taken. Siempre intentando integrar los códigos y la maquinaria del proceder estadounidense, pero con un sello de autor.

Entonces, sobre Valerian... estamos ante el mejor y el peor Besson hasta la fecha. Me explico, percibes el absoluto amor y respeto por el material original, quizás demasiado, pues se engolosina al recrear el espectáculo que lo cautivo desde su temprana edad tal cual, sin un filtro o reinterpretacion acorde a una sensibilidad moderna. Es posible ser fiel a la esencia y también dotar de mayor complejidad en sus historias, temas y personajes; es necesario aterrizar un poco esta space opera y despojarla parcialmente de su aspecto naif, el cual resulta autentico y simpático en ocasiones, aunque queda atrás ante las posibilidades.

Por emular esa sensación de aventura directa y sencilla de antaño, abusa de ello con situaciones forzadas, nulo desarrollo en su pareja protagonista que hacen cosas porque el guion lo dice y mostrarnos entornos extraordinarios mediante exposición conseguida a medias, ademas en diálogos a veces acertados y otros de vergüenza ajena.

Aun así con la disposición, el animo y viéndola por lo que es, resulta muy disfrutable. Tiene un sabor a Serie B inofensiva que puedo visitar una y otra vez un fin de semana.

El Quinto Elemento era un prototipo para el vehículo que es Valerian, pero resulta irónico que la primera sea mas completa.






Baby Driver



Es todo lo que podrías esperar del lenguaje y estilo de Edgar Wright al revitalizar un genero como la acción, en concreto a las persecuciones de autos.

De nuevo es referencial en fuentes cinefilas y musicales, pero que no opacan el estimable intento de contar su propia historia, con una narrativa tan fluida como minuciosa; pues cada escena, secuencia, encuadre, gesto y sonido muestran un gran cuidado al comunicar lo que desea, a pesar de sacrificar tiempo sin darle mayores dimensiones a sus personajes o algo mas de complejidad en su estructura para conservar su ritmo. Aun así, podemos sentir la presión del protagonista en su encrucijada mediante la música como complemento, en lugar de mero adorno.

La película para nada es original en planteamiento, pero la ejecución es refrescante ante la pobre oferta de blockbusters actual, ni tampoco se deja embelesar por el homenaje y quiere hacer algo propio. Es sencilla, aunque amena y creativa.

Es ligeramente inferior a su trilogia Cornetto (Shaun of the dead, Hot Fuzz, The World´s End) y Scott Pilgrim vs The World, pero funciona de acuerdo a su naturaleza.

P.D: Edgar supo usar a Barry White y su montaje continua siendo una maravilla en precisión.






Por
Oscar Cabrera

Comentarios

Entradas populares