QUICK CRITIQUES XII - IMPRESIONES FILMICAS

Bienvenidos a una entrega agridulce de mis primeras palabras sobre cintas biográficas que he visto últimamente. Tenemos a un David O.Russell aun menos interesante y a un Jay Roach que muestra genuino progreso como realizador.


Joy



El año pasado manifesté el poco interés que tenia por la mas reciente producción de David O.Russell, pues para mi no ha realizado nada significativo desde su mejor pieza, Tres Reyes; sin embargo vi Joy porque, lo admito, tuve curiosidad y luego de observarla... no solo corroboré lo anterior, sino que la presente cinta es quizás la mas insípida e intrascendente de toda su filmografia. 

La dirección de O.Russell es aun mas dispersa con momentos, subtramas y personajes totalmente desaprovechados; ademas su falso afán rupturista, o renovador en cuanto a los tópicos del biopic da resultados flojos y mecánicos. 

Se percibe demasiado como vehículo de lucimiento para una Jennifer Lawrence, que si bien posee carisma y pone cierto esfuerzo, no es apropiada para el rol. Tienes problemas cuando el espectador desea saber mas sobre los secundarios que de tu protagonista.

Eso si, entretiene e incluso se mantiene amena siendo una mera curiosidad histórica; pero lo excesivos adornos de su director solo indisponen frente a una historia que funcionaria mejor como un film para la televisión. 

Ojala él recupere algún día esa intensidad y necesidad de contar una buena historia y salga de la inercia creativa.








Trumbo



No es realmente ingeniosa. No socava ni mucho menos disecciona los eventos o al hombre, aunque es muy afable al ser un biopic naif en realización, pero directo. Conmueve cuando lo necesita, y sobretodo en su sencillez didáctica logra transmitir un esencial mensaje sobre firmeza y fidelidad propia frente a lo adverso.

Me emocionó ver tantos personajes y referencias en mi background cinefilo, pero lo mas importante es que generó en mi ese anhelo de ver a ese Dalton Trumbo salirse con la suya. Porque no vi a sus actores, sino a aquellas personas progresar y enfrentarlo todo. Pocas exponentes de su genero involucran así de bien. 

Jay Roach al fin demuestra que puede contar una historia y no solo vivir de la comedia simple; eso para nada es perjudicial y siempre tuvo ingenio al crear efectivos gags cómicos, a diferencia de gente como Adam McKay. Proyecta esas ganas de superarse a si mismo, y me entusiasma bastante. 

Su puesta en escena y dirección actoral es aceptable. Puede que le falte mayor dominio del lenguaje, no obstante dispone del suficiente pulso para que el relato no caiga, a pesar de los momentos y lugares comunes. 

Es clásica, muy convencional, y se contuvo al querer abordar ciertos temas e ideas. ¿Saben que? Aun así da tal placer el visionado, y al menos lo intenta. 







Por

Oscar Cabrera



Comentarios

Entradas populares