JOHN CARTER - CRITICA


Dirección: Andrew Stanton
Guion: Michael Chabon, Andrew Stanton y Mark Andrews
País: EE.UU         
Género: Ciencia ficcion/Accion/Aventura
Año: 2012

Basada en 'La princesa de marte', primer libro de la serie Barsoom escrita por Edgar Rice Borroughs

John Carter es un veterano de guerra que inexplicablemente se teletransporta a Marte, nombrado Barsoom por sus habitantes e inmerso en una cruenta guerra civil entre los bandos de Helium y Zodanga. Pese a su resistencia y gracias también a la princesa de Helium, Carter termina involucrado en ella al redescubrir su humanidad cuando es consciente que en sus manos está la supervivencia de Barsoom.

Siendo la adaptación de una novela pulp del gran Borroughs, autor que ha sido figura de inspiración a colegas como Ray Bradbury, había dos posibilidades: intentarían distorsionar su dialéctica para sustraer las parábolas y analogías subyacentes de la humanidad en pos de brindar un producto de bonita portada, pero escaso en contenido; o nos darían una transcripción al lenguaje fílmico respetando la esencia original, aunque bien contada, movida y sobretodo transmite emociones intensas que son frecuentes en la aventura. En mi opinión, se ha conseguido lo segundo.

Era absurdo esperar algo original en este film, pues al disponer de un material escrito hace mas de cien años y convertirlo fielmente, por obligación se debía respetar los códigos lingüísticos clásicos en su estado más elemental para llevar una narrativa que romantiza las virtudes universales del ser humano en la ya comprendida estructura del camino del héroe. No importa que sean historias de ciencia ficción, bélicas, western, medievales, etc; siempre recurren a un protagonista que jamás quiso tener en sus manos el porvenir de una comunidad, sin embargo en un viaje de autodescubrimiento logra confrontar sus cargas y aflicciones, para renacer como el fénix e impetuosamente luchar noblemente por los demás de la cultura que lo acoge. Mas detalles sobre esta teoría, lean la investigación de Joseph Campbell, les sorprenderá mucho saber que nos han contado la misma historia una y otra vez pero cambiando el contexto, gracias a un psicoanálisis al héroe fuera del mito. Ejemplos recientes de esto: Matrix, Star wars, avatar, el ultimo samurái, danza con lobos y muchas más.  

Con lo que dije, el contenido está ligado firmemente con la época de origen pues conserva su moralidad, impidiendo ambigüedad en los personajes cuando su construcción es parcial, limitándolos en su proceder. En todo caso no impide que nos involucremos con las situaciones y emociones como público, pues los actores cumplen captando estos inocentes patrones de comportamiento en una epopeya elemental.

La fortaleza del film es el ritmo, casi perfecto con una constancia conspicua rara vez vista, delimitado en su progresión como discurso y entretenimiento trepidante que deja regocijo en tu rejuvenecido espíritu ansioso de tomar las riendas.

En conclusión, es poderosa  y fascinante visualmente sin relevar jamás el fondo, hay equilibrio. Irónicamente bello cuando Andrew Stanton en su primera obra de live action sea más solvente que la dupla Cameron -Lucas, engullidos en la exuberancia efímera de los efectos visuales y oxidados para relatar.

Por OSCAR CABRERA







Comentarios

Entradas populares