QUICK CRITIQUES XXIX - IMPRESIONES FILMICAS

Ha pasado un buen tiempo desde la ultima entrega, y no hay mejor manera de regresar que con dos impresiones de películas que funcionan, aunque sin ir mas allá.

La primera es la mirada de Peter Berg al atentado de 2013 en Boston en Patriots Day, y luego el retorno del Hombre Araña en su vertiente mas liviana en Spiderman Homecoming, dirigida por Jon Watts.

Muchas gracias por su preferencia y pasen en confianza.


PATRIOTS DAY



Es propensa a la propaganda sutil de toques nacionalistas, a pesar de su noble intención en homenajear a las inocentes victimas; quienes merecían un mayor tratamiento, relevancia y una sincera mirada mas imparcial.

Apartando lo anterior, es una cinta bien contada y cuya narrativa clásica es cuidada durante un ritmo envolvente. Su tensión es envidiable por un le
nguaje mas que correcto.

En retrospectiva y siendo un competente artesano, Peter Berg firma tal vez su película mas lograda en años, luego de una seguidilla de productos de encargo olvidables, sosos y a veces ridículos; basta recordar Battleship, una idiotez con retazos de serie B y enorme presupuesto nada divertida siquiera.

Esta muy lejos de Friday Night Lights, pero se deja ver y al menos cumple como experiencia fílmica.







SPIDERMAN HOMECOMING



A grandes rasgos funciona bajo los parámetros del entretenimiento palomitero de olvidable ejecución y digestión.

Es una versión naif, quizás demasiado, del personaje que exuda carisma, pero este, ni el producto final, jamas sobresalen del ejemplo indicado de estilo sobre sustancia. Lo digo porque tenía elementos para que fuera mucho mejor.

El dilema de Parker al intentar balancear sus vidas paralelas -olvídense del móvil del tío Ben-, apenas es insinuado en pos de ser una excusa para atar cabos con empalagosas alusiones a los Vengadores. Depende mucho de ellas y le impide funcionar a plenitud por si misma.

Sin embargo, es un buen detalle que intente establecer un tono ochentero en los entornos contemporáneos. Es casi como si John Hughes la dirigiera -la referencia a Bueller´s Day Off fue maravillosa-, aunque al menos él llegaría a cierta complejidad.

Toda caracterización y adaptación de los personajes son aceptables, encajan bien. Es similar la situación que en los cómics, también en constante reinvención entre reinicios y más.

Jon Watts al dirigir es un artesano competente que cumple sin resaltar.

La cuestión es que la película está bien, pero solo eso. Es una curiosidad para mostrar a Parker/Spidey en su capa mas superficial y efímera. Se disuelve tan rápido como una chocolatina, aunque agridulce diría yo.





Por
Oscar Cabrera



Comentarios

Entradas populares