QUICK CRITIQUES XXVII - IMPRESIONES FILMICAS

En nuestra cruzada por las comarcas fílmicas, nos topamos con algunas piezas y he aquí mis impresiones.

Sean bienvenidos como siempre y muchas gracias por su preferencia.



Solo el fin del mundo



Xavier Dolan no me convenció del todo con esto.

Tiene momentos aislados muy buenos y una dirección de actores impecable, de acuerdo a las circunstancias. La cuestión es que la tragedia de sus personajes carece de un sustento mas fuerte, y aun entiendo el propósito de hacerlo implícito, sin embargo no funciona porque esos seres carecen al menos de características propias, una historia personal mas allá del protagonista como receptor de sus cuasi-artificiales miserias. En otras palabras, no son tan cercanos ni humanos, son arquetipos que reaccionan ante el entorno y sin trasfondos firmes o claros.

Por lo anterior, el protagonista ni se salva y Dolan intenta suplir estas carencias con flashbacks tenues, que para nada alteran el trazo de sus criaturas, e intenta imponer un progreso tambien forzado.

Es casi un esbozo sin terminar, pero se le abona que no se perciba tan teatral como su material de origen, gracias a cierta destreza visual.





The Founder



Luego de una seguidilla de películas olvdables y muy complacientes, por fin John Lee Hancock ofrece una obra con cierto nivel de ambigüedad, complejidad e inteligencia en su presentación engañosa de un biopic mas. Todo ello desde un guion correcto de Robert Siegel, que al no ser por ciertos descuidos como la sobrexposicion o la falta de un mayor desarrollo en la intimidad de Roy Kroc, es una obra que ofrece un genuino conflicto al espectador.

Podrás estar de parte o no del protagonista, pero llegas a comprender sus motivaciones y búsqueda interior. Ademas Michael Keaton le da significativas dimensiones a su interpretación, generando algo en nosotros y sentir que vemos el trayecto de un ser y no solo un producto didáctico.

No es una experiencia completa, pero intenta hacer las cosas a su manera y consigue lo que quería.






Kong: La isla calavera



Es obvio que tiene la esencia de la Serie B, pero con presupuesto. Tiene un muy interesante tratamiento de color y ciertas secuencias logradas. Totalmente acertado que no se tome muy en serio a si misma, lo contrario al Godzilla de Gareth Edwards.

Sin embargo su guion es demasiado simple y carece de creatividad para abordar o desarrollar sus veladas lineas anti-belicas o sobre el manoseado equilibrio natural. Ademas sus personajes y situaciones son sosos, de ejecución mediocre, notorios descuidos de un director irregular al articular el relato, posee un ritmo cansado. Eso si, Jordan Vogt-Roberts tiene potencial y claridad al diseñar sus encuadres, aunque necesita mas experiencia en otra superproduccion. Parece que puede trabajar muy bien con Larry Fong, el director de fotografía habitual de Zack Snyder, pues con él consigue tomas mas dinámicas y bellas que con Snyder.

Es sincera en lo que pretende, solo entretener. Es una película tonta, pero bien cuidada visualmente y divertida con la correcta disposición. Tiene estilo.

P.D: La escena post-creditos con Godzilla, Mothra, Rodan y King-Ghidorah es lo único genial de toda la película, y como amante del Tokusatsu, lo agradezco mucho Warner.






Por
Oscar Cabrera


Comentarios

Entradas populares