CULTO FÍLMICO - MALDITA GENERACIÓN (THE DOOM GENERATION) - CRITICA




Guion y Dirección: Gregg Araki
Genero: Comedia/Drama/Erótica/Crimen
Año: 1995
País: EE.UU

Segunda película que forma la trilogía del apocalipsis adolescente con ‘Nowhere’ y ‘Totally fucked up’.

Un trio de jóvenes se ven envueltos en una sucesión de crímenes y encuentros sexuales entre ellos, mientras se entienden y meditan sobre la vida en su curso. Sus actos involuntarios por desgracia tienen cubertura televisiva, dando una resolución impresionante.

Estrambótica road movie que en su empaque de comedia negra, guarda una amoral y franca exploración sobre la apatía juvenil. Tenemos a unos personajes que no poseen certeza de su lugar en el gran esquema de las cosas, añorando ser ellos mismos en medio de una sociedad putrefacta y caótica. Las convenciones represivas de esta son el abono para germinar prejuicios ligados a la violencia como única expresión.
Como vehículo de búsqueda personal se plantea el sexo, mostrado sin tapujos y apelando a la honestidad de sus protagonistas buscando un nexo más allá del placer, sin las perversiones del corrompido alrededor que los rechaza. Contemplamos cierto énfasis en los gestos  con ciertas referencias alegóricas muy bien puestas en un recuadro estético pop underground muy contrastado, sobre todo en la cinematografía de algunas escenas con penetrantes colores complementarios.



Dificultades puede verlas el que espere tener una lectura literal del metraje, pero la verdad es que lo propuesto apuesta por una progresión sensorial. Elementos que parecen sobrantes, sean intérpretes, acciones recurrentes o secuencias que no se vuelvan a tratar en un montaje singular, en realidad se podrían interpretar como un compendio y convergencia  de la desintegración ética antes mencionada. Otros solo percibirán declives del guion.

Su lenguaje rupturista se sustenta y es correctamente llevada por sus actores en interpretaciones fluidas, que permiten simpatizar con ellos a pesar de lo súbito en algunos acontecimientos. Por sus reacciones acertadas hacen funcionar los gags cómicos exagerados.



Entonces con lo descrito puedo decirles lo único que me dejo desilusionado, el resultado fílmico plasmado no decide que pretende ser. Por el contexto podría seguir el sendero del histrionismo para conseguir  impacto inteligente en medio del delirio subversivo, sin embargo tenemos diálogos e interacciones cercanas al realismo, rebajando lo demás al mero absurdo superficial en lugar de una paradoja relevante en la siempre cambiante condición humana. Aun es entretenida con la desigualdad de tono.



Araki logra mejor congruencia narrativa en posteriores obras, donde resplandece la magnifica ‘Mysterious skin’. Pero eso no le quita merito a una propuesta interesante que puede llamarse de autor con total seguridad. 

Por ultimo, el cameo de Parker Posey fue genial. 

Por OSCAR CABRERA




Comentarios

Entradas populares