ESPECIAL - VIOLETA DE MIL COLORES - CRITICA



Dirección: Harold Trompetero
Guion: Harold Trompetero y Eduardo Parra
Genero: Drama/Experimental
Pais: Colombia
Año: 2005

Cansada de existir sin propósito, una mujer prepara su escena de muerte en la bañera, sumida en sus fragmentos como pétalos que flotan en el agua. Cuando flagela su muñeca con una cuchilla, recuerda momentos agobiantes, de júbilo, o simple introversión. En algún punto comprende que puede vivir siendo como es, de relativa manera.

Aquí la progresión lógica narrativa no tiene cabida. Es una experiencia sensitiva que sigue esta premisa, ‘La vida no tiene argumento’. La condición humana es muy compleja para plasmarla en un metraje, pero si es capaz de mostrarnos el tormento emocional de un personaje femenino tan solitario que ha escogido la efímera satisfacción de los placeres. Su angustia existencial resulta genuina por una desintegración del ser no confrontado, que solo podemos contemplar y sentir impotentes mediante la construcción de su lenguaje tan cambiante como sus emociones.



La intención conceptual toma como cimiento la interpretación tan visceral como autentica de su protagonista, Flora Martinez, brindando  una intensidad al personaje muy dominante de la puesta en escena y con matices cargados de las sensaciones más profundas. Una columna del film es un montaje simbólico en video que al utilizar filtros de imagen, repetición de tomas o alterando su velocidad, la hace llamativa visualmente en función de reflejar y expresar. Casi es un acercamiento semiótico.

Rompe las convenciones en su momento con una riqueza estética oblicua, cruda e impetuosa en constante búsqueda de algo concreto con instantes de éxtasis visual, como la mujer misma en analogía. Ella idealiza e implanta ideas contradictorias a su proceder interior, pues teme enfrentar sus cargas y darse cuenta de una identidad quebrada con un inconsciente corroído por el abandono.  Algunos diálogos geniales son dignos de comparar con los de ‘Transpoiting’ de Danny Boyle, sobre todo un monologo en soliloquio de Flora que guarda similitudes al de ‘La hora 25’ dirigida Spike Lee. En ellos vemos explicita una descarga justificada contra una colectividad abyecta, con seres vestidos de caparazones endebles de moralidad deformada. Sometidos a mentirse en lugar de reafirmar y vigorizar lo intrínseco.



Estamos ante un shock de sentimientos en gran-angular que nos golpea, dando las tantas facetas cercanas que tenemos todos reunidas en violeta. Ella efervescente hasta saturar con pureza y añoranza esa abrumadora amalgama vital de colores. La dirección de Trompetero se muestra creativa al resolver ciertas escenas libres de efectismos. Aprovechando esa libertad deseada y tan escasa en otras ocasiones cuando hace piezas anodinas de encargo producidas por Dago Garcia.

Por OSCAR CABRERA

Película completa - Parte 1 de 8







Comentarios

Entradas populares