LAS AVENTURAS DE TINTÍN: EL SECRETO DEL UNICORNIO - CRITICA

Dedicado especialmente a Paola Combariza, Rodrigo Rodriguez, Natalia Sarmiento, Carlos Andres Sanabria y Lena Isabella Barrera




Dirección: Steven Spielberg
Guion: Steven Moffat, Joe Cornish y Edgar Wright
País: EE.UU/Reino unido/Nueva Zelanda/Bélgica
Género: Aventura/Animación
Año: 2011

Basada en los libros ‘El secreto del unicornio’, ‘El tesoro de Reckham el rojo’ y ‘El cangrejo de las pinzas de oro’, cuenta como el reportero Tintín conoce al capitán náutico Haddock al encontrar anteriormente una pista sobre el antepasado de este, Sir Francis Haddock.  Emprenderan entonces una búsqueda arriesgada que los llevara a una resolución sorprendente.

Spielberg tal vez no sea un autor en toda regla, recurriendo a ciertos modos de manipulación emocional en algunas de sus obras, Sin embargo no podemos negar que en esta ocasión ha regresado reivindicado con lo mejor que sabe hacer, crear universos fantásticos aunque verosímiles para transportarnos de manera atrapante, frenética y coherente en la aventura; no solo para el conocimiento, sino hacia el autodescubrimiento personal. Comprendiendo la importante beligerancia de nuestro espíritu frente a los obstáculos de la vida, en otras palabras, entretenimiento de primer nivel.

Tanto Hergé (Georges Remí) al crearlo, como Steven al adaptarlo supieron que deseaban transmitir mediante unos sucesos tan bien formados y concretos, llevados adecuadamente por sus personajes con motivaciones claramente definidas. No estamos viendo las clásicas piruetas cinemáticas efímeras de cualquier otro film, sino una traslación correcta de una fuente literaria tan rica, que nos deja absortos en su mundo y captando parte de su esencia, gracias a un lenguaje casi prolijo. Lo anterior es sustentado con un guion tan bien conectado que resulta asombroso; cuando en estos tiempos se da la asfixiante dependencia por la espectacularidad visual vacua. Fuera del azar es que uno de los responsables del argumento sea Edgar Wright, perpetrador de las fantásticas ‘Shaun of the dead’, ‘Hot fuzz’ y su carta de presentación como adaptador ’Scott Pilgrim contra el mundo’, basada en las también novelas graficas creadas por el canadiense Brian Lee O’Malley.

Su estética es tan abrumadora que no podemos digerirla al primer visionado de su metraje, recurriendo a un montaje exquisito con transiciones tonales bastante logradas. Cada secuencia es relevante no solo en la continuidad del relato, también en los planteamientos de giro para una efectiva progresión. Entre otras cosas y sin revelar nada, les diré que brinda un sorprendente plano secuencia que en live action sería difícil ejecutar.

La animación por captura de movimiento se ha llevado a niveles sobresalientes en la expresividad de sus diseños, cada personaje nos involucra gracias a su desarrollo óptimo. Jamie Bell y el gran Andy Serkis cumplen mas allá de la expectativa, pero en los detectives Thompson y Thomson (Hernández y Fernández en Latinoamérica) se les da poca participación, desaprovechando la  establecida química entre los hilarantes Simon Pegg y Nick Frost.

En conclusión, está bien contada y balanceada, respetando el contenido explicito e implícito de su fuente. Curioso teniendo en cuenta que su director anteriormente realizo la innecesaria y absurda secuela de cierto arqueólogo con látigo, que curiosamente está inspirado en el carácter objeto de este análisis.

Por: OSCAR CABRERA




Comentarios

  1. Aj juemichica, no me la he podido ver todavía, quede con ganas después de leer esta reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. viejo espero que ya la vieras, porque te va a gustar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares