CULTO FILMICO - ARMY OF DARKNESS - CRITICA

Esta reseña es para el ganador del reto LAS 25 MEJORES MUERTES GORE, Ismael Franco.


Dirección: Sam Raimi
Guion: Sam Raimi e Ivan Raimi
País: EE.UU
Género: Terror/comedia/fantasía
Año: 1992

Tras sobrevivir una serie de acontecimientos horrorosos sin receso, Ash es transportado por un portal creado por el Necronomicón ex mortis o “Libro de los muertos” hacia la Inglaterra del año 1300 D.C. ahí deberá buscar el libro para regresar a su era, pero  despierta al ejército de las tinieblas cuando lo toma, y a la vez su alter ego malvado sé hace líder de dicha milicia. Ahora debe guiar a la tropa humana en contra de los no-muertos y proteger el Necronomicón para asegurar la salvación.

Tercera entrega de la saga iniciada por Evil Dead, opera prima del interesante, aunque ahora sumiso Sam Raimi. Decide prescindir del gore y del humor oscuro en los anteriores, para ofrecernos un correcto terror atmosférico, comedia más cercana al slapstick y por supuesto una destreza técnica sobresaliente. Esta aventura es llevadera gracias al trabajo de cámara planteada por Raimi; con sus veloces paneos barridos, o los palpables planos aberrados que lo caracterizan, dotándole singularidad a este estrambótico relato. En otras palabras, “The Raimi style”.

En una narración enérgica como esta, remembrando otros casos,  es común observar el desplazamiento de los caracteres sin desarrollarlos lo suficiente para que sean justificados.; pero aquí nos introducen correctamente a cada personaje nuevo y consiguen complementar al protagonista Ash (Bruce Campbell, actor fetiche de Raimi) en su progreso. Tal vez posea ciertos clichés en su comportamiento, no obstante resulta interesante la deformación de estos para convertirlo en un individuo interesante. Debo reclamar la ausencia del mismo tratamiento u opcional mejora a su contraparte maligna, como también a la doncella, interpretada sosamente por Embeth Davidtz, que daba más para no solo ser un desahogo sexual en el gran esquema de las cosas.



Hablando del contexto sobrenatural, es increíblemente gracioso como apelan a todos estos detalles fantásticos y configuran un entretenimiento tan descabellado e ingenioso que no decae jamás durante su metraje. Nos brindan un cubito de rubik bien armado sin dejar casi ningún cabo suelto, logrando armonía con los detallados efectos visuales y especiales. El uso del stopmotion, conlleva a recordar la película, ‘Jason y los argonautas’ de Don Chaffey y con la animación del magnífico Ray Harryhausen.


En conclusión, una desternillante experiencia que referencia en forma de homenaje a producciones de serie B, sea similar o distinta índole.

Un apunte adicional: la película tiene dos finales, solo les diré que uno de ellos es en justa medida, el mayor chiste negro que he visto. Júzguenlo ustedes.

Por: OSCAR CABRERA



BONUS

Escena del cementerio.



Comentarios

Entradas populares